Engordar es la empresa ganadera de Grupo Lucci que posee de 29.000 a 30.000 cabezas en rotación en las provincias de Tucumán, Catamarca y Santiago del Estero. Cuenta con 38.000 hectáreas, cinco establecimientos ganaderos y dos feedlots. Su objetivo es proveer al mercado interno de carnes de primera calidad que se destaquen en su color, sabor, aroma, terneza y valor nutricional. Para ello, realiza exhaustivos controles en sus animales que miden la eficiencia de su sistema de producción y que garantizan buenos resultados. Además, el ganado de Engordar cumple con un plan sanitario completo y cuenta con gestión profesional en todo el proceso.

La empresa integra las actividades de cría, recría pastoril, feedlot y cabaña. Esta integración permite que las necesidades de sus establecimientos se satisfagan entre sí. “Un campo compensa las necesidades del otro, al haber integrado los cinco establecimientos al diseño productivo de la empresa”, explica el ingeniero Daniel Navarro, gerente de Engordar. A su vez, para que cada establecimiento aproveche sus recursos productivos, la empresa compra cabezas en mercados de invernada e implementa una estrategia que asegura la adquisición de esas cabezas en diferentes periodos del año.

En 2018, Engordar tuvo un crecimiento comercial al vender un 30,4% más en cabezas y 37,10% en kilos respecto al ejercicio anterior. Para 2019 se prevé un incremento similar mientras se consolide la comercialización al mismo ritmo de la producción en los campos. “Es importante que el área comercial ejerza presión sobre el área productiva y viceversa”, explica el gerente, destacando la alineación alcanzada por el equipo de trabajo que permitió cerrar nuevos y más negocios.

Toros de producción propia en sus cabañas

Desde hace 10 años, Engordar posee cabañas que tienen el objetivo de originar toros padres para los diferentes rodeos. “Nuestra ganadería debe cubrir una demanda de 120 toros por año. Esta situación planteó el desafío de armar cabañas propias”, dice el gerente de Engordar. La empresa posee tres cabañas con razas Braford, Brangus Negro y, a partir de este año, Brangus Colorado con las cuales cubre el 55% de su necesidad. Cada cabaña tiene alrededor de 200 madres por raza, definiendo un potencial de 85 machos por raza, de los cuales se seleccionan alrededor del 30% por año.

La selección por biotipo de la vaca madre como así también la asignación del toro padre es importante en el proceso que origina toros propios. “Estas cabañas no tienen un objetivo comercial ni una finalidad de venta, al menos por ahora, puesto que tenemos una gran demanda de toros propios. Si seguimos en este camino de mejora continua podremos pensar en la posibilidad de comercializar toros a futuro”, aclara Daniel Navarro.

Cría Bovina Intensiva: un sistema de cría controlado

El crecimiento progresivo de la actividad ganadera de Engordar demanda más invernada. La empresa avanza en la implementación de otro sistema de producción de terneros: la Cría Bovina Intensiva. A través del cual, se obtienen terneros con genética propia, más controlada, más estable y más predecible en su performance productiva. Este sistema también permite economizar los costos de traslados del ganado, al tener la cría intensiva dentro del mismo establecimiento ganadero. A la vez, se evita el estrés de viaje, de cambio de ambiente y de cambio de agua que se produce en los animales. El manejo de estos factores, en suma, permite mejorar el resultado productivo y la competitividad.

El sistema de Cría Bovina Intensiva requiere de infraestructura adecuada que propicie un cuidado particular a los animales. Esto implica la instalación de medias sobras que ayuden a contrarrestar el calor y la construcción de lomas dentro de los corrales que permitan a la vaca alejarse del barro en épocas de lluvia.

¿Le gustaría saber más?

Para la Cría Bovina Intensiva es importante desarrollar una estrategia dentro del ambiente controlado que evite los nacimientos de los terneros en temporadas de lluvias. El hecho de que la vaca tenga su parto en el barro y en la humedad genera la posibilidad de que el animal contraiga enfermedades o infecciones.

Engordar está en vías de implementar la Cría Bovina Intensiva en su proceso productivo, puesto que mantiene al ganado en un ambiente controlado. Bajo este sistema las vacas procrean terneros en confinamiento que se liberan al campo luego del destete, en aproximadamente 15 meses.  La primera etapa de la Cría Bovina Intensiva inicia con los nueve meses de gestación de la vaca, la segunda etapa incluye los cuatro meses de lactancia y la tercera etapa implica dos meses más de confinamiento hasta que el ternero alcanza un peso de 220 kilos.